Cómo conseguir una correcta higiene bucal

Muchas veces se nos olvida incluir en nuestra rutina de higiene bucal limpiar nuestra lengua. Por ello, hoy os mostramos cómo conseguir una correcta higiene bucal.

Desde niños nos enseñan a cepillarnos los dientes después de cada comida, pero la limpieza de la lengua no está presente en estas rutinas.

Para tener una correcta higiene bucal nuestra boca tiene que estar correctamente limpia, tanto los dientes como la lengua.

Tenemos que saber que hay bacterias que solo se encuentran en la lengua y no en los dientes, y viceversa.

A la hora de cepillarnos nuestros dientes y nuestra lengua tenemos que estar aproximadamente unos 2-3 minutos, con el cepillo de diente y el raspador lingual adecuado para cada uno.

Una vez limpia nuestra lengua evitamos posibles infecciones bucales como halitosis, periodontitis, gingivitis bucales y de caries, ya que en ellas es donde se acumulan una gran parte de bacterias y de restos de los alimentos que consumimos en nuestro día a día.

Pero en primer lugar, debemos de saber que es la lengua.

La lengua es un órgano de nuestro cuerpo compuesto por músculos fijados a la superficie de nuestra boca.

Las funciones de la lengua son:

  • Masticación
  • Deglución
  • Succión
  • Articulación de sonidos
  • Presión
  • Sentido del gusto

¿Qué instrumentos podemos utilizar para limpiar la lengua?

  • Raspador lingual: es la opción que siempre se aconseja, ya que es un instrumento específicamente para este uso. Su función consiste en limpiar la superficie de la lengua. Podemos encontrar diferentes tamaños y formas. Se aconseja elegir el más adecuado y el que mejor se ajuste a nuestra boca.

Su uso es de una forma muy sencilla, solo tenemos que sacar la lengua lo máximo posible y realizar movimiento circulares con el raspador desde la zona más profunda hasta la punta de la lengua.

  • Cepillo de diente: también nos ayuda a limpiar la lengua pero de una forma diferente. Cada vez son más los que en la parte trasera del cabezal tiene añadido un limpiador.

Su uso debe ser igual que el raspador, debemos de empezar desde la parte más profunda hasta la punta de la lengua, haciendo círculos y de una manera delicada para no crear heridas.

¿Cómo sabemos si la lengua ya está limpia?

La lengua siempre tiene un color rosado eso significa que está limpia de bacterias, pero en algunas ocasiones, hemos observado que en nuestra lengua sigue apareciendo blanquecina, puede ser signo de no contener bacterias todavía o de alguna infección. Por ello, siempre aconsejamos acudir a tu dentista de confianza.

Si quieres tener más información sobre la higiene bucal, no dudes en contactar con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad