¿Cómo luchar contra el bruxismo?

El bruxismo es una patología que afecta a nuestra salud bucal, pero no solo nos afecta en éste ámbito.


Consiste en apretar inconscientemente la mandíbula o rechinar los dientes, se da más comúnmente mientras dormimos. Nos puede causar diversos problemas como desgastar los dientes, dolor muscular o cefalea. Para paliarlo normalmente se recomendará el uso de una férula de descarga que el paciente tendrá que colocarse durante la noche al irse a dormir.

Causas

Se considera que el factor desencadenante más importante es el estrés. Las personas con este hábito, generalmente soportan altos niveles de estrés y la intensidad del bruxismo depende del nivel de estrés en cada momento. Aunque hay otros que pueden contribuir a su aparición:

  • Alineación inadecuada de los dientes.
  • Ansiedad.
  • La alimentación.
  • La postura.
  • Los hábitos de sueño.
  • Tabaco, cafeína y alcohol.

Formas de evitarlo

Es un trastorno inconsciente, y por lo tanto la persona que lo sufre normalmente necesita ayuda para pararlo. Esto depende también en si es diurno (durante el día), o bien nocturno (durante la noche). Si tenemos bruxismo diurno, podremos intentar no apretar los dientes ni rechinarlos. Si esto no fuera posible se puede utilizar una férula de descarga, imprescindible para el bruxismo nocturno, ya que el paciente no tiene forma de evitarlo si no se encuentra consciente.

Lo primordial es detectar el origen del bruxismo, puede ser causado por estrés, ansiedad, desórdenes del sueño, o una alineación inadecuada. Partiendo del origen, será más fácil tratar y acabar con este trastorno.

Síntomas

  • Dolor de mandíbula, dientes, cabeza y cuello: la presión ejercida sobre la zona
    genera una tensión en los alrededores que provoca inflamación y dolor. En ocasiones este dolor alcanza a los oídos.
  • Sensibilidad muscular y dental: los dientes son más sensibles al calor y al frío, sobre
    todo por la mañana.
  • Dientes desgastados, fractura o rotura del esmalte: apretar de forma continua sobre
    la misma zona debilita los dientes produciendo lesiones con graves consecuencias.
  • Cambios en la mordida: la presión continua puede modificar la mordida.
  • Insomnio, falta de sueño: la tensión o presión que la mandíbula sufre provoca que la
    calidad del sueño disminuya.
  • Problemas cervicales: la presión fuerte en la zona de la mandíbula puede producir
    contracturas cervicales debido a la proximidad y como consecuencia mareos o vértigos.

Cómo puedes luchar contra él

Para curar el bruxismo es importante dirigirse al origen del problema y establecer un tratamiento:

  • Desórdenes del sueño: lo mejor es acudir al especialista que realice un estudio para
    averiguar el motivo y establecer el tratamiento más adecuado.
  • Estrés: es la causa más común. Para evitar el estrés o la ansiedad, podrán realizarse sesiones de relajación o cambiar algunos de hábitos de vida. Si esto no funciona el médico podría recomendar algún tipo de fármaco relajante.
  • Alineación inadecuada: el dentista estudiará la situación particular de cada paciente
    y adoptará las medidas que sean necesarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad